Home TV/Televisión Una jauría de perros asilvestrados destroza a un joven y lo deja al borde de la muerte en Málaga
TV/Televisión - 20.05.2019

Una jauría de perros asilvestrados destroza a un joven y lo deja al borde de la muerte en Málaga

Un pastor alemán.

El hombre fue trasladado con pronóstico grave al Hospital Clínico, donde permanece ingresado con pronóstico grave. 

Lo encontraron desnudo y prácticamente siendo devorado por una jauría de perros asilvestrados, que no dejaban de morderle una y otra vez. El joven, de 30 años y origen húngaro, yacía en el suelo. El sonido del claxon del coche de la patrulla policial, que acudió a auxiliarle, no fue suficiente para ahuyentar a los canes y, finalmente, tuvieron que salir del coche y realizar hasta 11 disparos al aire para que se fueran de la zona, cuando el hombre estaba al borde de la muerte

Eran las dos de la madrugada del sábado y la víctima estaba en un descampado del polígono Santa Teresa, en Málaga capital, cuando de repente se topó con el grupo de animales, que no le dieron opción. Le produjeron lesiones bastante graves por todo el cuerpo y, una vez fue rescatado por la Policía Local, le trasladaron al Hospital Clínico Universitario con un pronóstico grave, según informa Sur, y por el que permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del centro sanitario. 

La Policía recibió el aviso de que varios perros estaban atacando a una persona en la calle Joaquín Vargas y una patrulla que se encontraba por la zona acudió rápidamente y encontró al joven en suelo, rodeado de media de docena de perros, que no paraban de morderle. 

Utilizaron sin éxito el coche del vehículo policial y al ver que no se marchaban, uno de los agentes se bajo del vehículo policial y comenzó a realizar disparos intimidatorios al aire con su arma reglamentaria, dado que se encontraban en un descampado situado en una zona despoblada.

11 disparos 

Al escuchar las primeras detonaciones, los animales se apartaron del joven al que estaban atacando, pero se quedaron en los alrededores, a pocos metros y con una actitud amenazante. Por lo que el policía siguió apretando el gatillo, lo que hizo que se alejasen definitivamente y se adentraran en unos matorrales cercanos. En total, hubo de realizar hasta 11 disparos. 

Una vez se marcharon, los agentes atendieron de inmediato a la víctima, que estaba prácticamente desnuda y presentaba lesiones graves por todo el cuerpo. Al cabo de pocos minutos, llegó hasta el lugar una ambulancia y lo trasladador al Hospital Clínico, donde todavía permanece ingresado. 

Según han informado fuentes oficiales del centro sanitario, el hombre de 30 años ingresó en estado crítico, aunque se le consiguió estabilizar y, en estos momentos, se encuentra en el área quirúrgica para suturarle las heridas. Además, continúa en la UCI, pendiente de evolución.

Antes de abandonar el lugar, los policías locales hicieron una batida por el polígono industrial en busca de algún testigo que supiera si los canes, que casi habían matado al joven, eran propiedad de alguien. Un guarda que trabaja en las inmediaciones les dijo que, aunque no había visto el ataque, sí que sabía que había una manada de perros asilvestrados en la zona y que perseguían a los vehículos constantemente. El trabajo de los agentes se centra ahora en localizar a los animales y en comprobar si tienen propietario o han sido abandonados por sus dueños.

Hechos similares

Sucesos como este no es la primera vez que ocurren en España, hace unos meses, un anciano, falleció tras ser atacado por tres rottweiler, que le causaron desgarros en brazos y piernas a consecuencia de las múltiples dentelladas que le dieron. 

Los tres animales eran utilizados como guardianes para evitar robos en una planta de cemento y hormigón, en la zona de Embajadores (Madrid). Unos vecinos, con los que pudo hablar este diario, aseguraron que los canes «eran muy peligrosos». «No te puedes acercar a la valla y estando sueltos aún menos porque te atacan. Nunca les daban de comer, pasaban mucha hambre», aseguraron. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *