Home TV/Televisión Así es Mario, el ‘marroquí’ colchonero que iba y venía entre Rocío y Denisa
TV/Televisión - 29.11.2018

Así es Mario, el ‘marroquí’ colchonero que iba y venía entre Rocío y Denisa

Mario, el novio de Rocío, la principal sospechosa.

Mario desapareció el domingo, el día del crimen. Había sido novio de Denisa (la asesinada) hasta junio y después comenzó a salir con Rocio (la presunta sospechosa). “Era un chaval normal, del barrio”, cuentan sus conocidos a EL ESPAÑOL. Le gusta el fútbol, disfruta con su ‘Atleti’, le encantan los perros y las gorras. “Parecía un buen chico”, reconocían los padres de la víctima en conversación con este periódico. Su rostro no se hizo visible hasta este miércoles, cuando se presentó en el juzgado para declarar. Allí, contó su versión de los hechos. Exculpó a su actual pareja y volvió a su casa. Su papel, sin embargo, en este triángulo amoroso (y fatal), se antoja vital para esclarecer qué ocurrió. 

Rews, como lo apodan en el barrio, en el juzgado, dijo que había pasado la noche con Rocío. Los dos habían estado dando vueltas por Alcorcón (Madrid), según reconoció, pero sin precisar ni en qué zona ni qué habían hecho. Su testimonio le podría haber servido a su novia como coartada. Sin embargo, de primeras, la jueza ha decidido mandar a prisión sin fianza a Rocío, que se declaró inocente, después de hablar con ambos. 

Él, de origen ‘marroquí’, en efecto, pudo pasar toda la noche con su novia. Lo que apuntan fuentes cercanas a la investigación a EL ESPAÑOL es que quizás fue la persona que acercó a Rocío al lugar del crimen. Mario pudo ser el que la llevó, la vio apuñalar a Denisa y huyó junto a ella. Eso es lo que queda por esclarecer. Lo que se da por seguro es que Rews estaba al tanto de las amenazas y del ‘pique’ entre ambas. Pero tampoco actuó. No lo hizo él ni tampoco los padres de la víctima, que se lamentaban estos días: “Ojalá y hubiésemos denunciado”. 

Denisa María, asesinada el domingo

La relación de Mario y Denisa había finalizado, sobre el papel, en junio. Pero sólo sobre el papel. “Habían pensando en volver…”, desvelaba Daniela, la madre de la víctima, estos días. No lo hicieron, pero ese jugueteo no le sentó bien a su principal pareja, a Rocío. Se hizo con su teléfono y comenzó a mandarle WhatsApp a la asesinada. “Te voy a rajar hasta matarte”, llegó a escribir, entre otras lindezas. Pero nadie la tomó en serio. 

Mario sabía que su actual pareja no tenía ningún feeling con su ex. “Rocío estaba obsesionada con Denisa. No se llevaban bien”, confirman allegados a EL ESPAÑOL. Pero no hizo nada. Nunca pensó que aquello fuera a acabar en tragedia. O sí, en el caso de que, como apuntaba la investigación en sus primeros compases, la acompañara en la noche del crimen. 

Entre todo este lío de mensajes, relaciones de idas y venidas o piques entre ambas, Mario dejó embarazada a Rocío, según aseguran sus vecinos. Pero eso no sirvió de nada. La principal sospechosa, según apunta la investigación, habría llamado a la vivienda de Iván, el novio de Denisa, a las 22:00 horas del domingo. Tenía varios cuchillos (la Policía ha encontrado tres en un contenedor cercano). Pero sólo le asestó una puñalada a la víctima en el abdomen. Fue suficiente para que la joven de 17 años falleciera. Los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por salvarla. 

Rocío, la joven de 19 años detenida por apuñalar a Denisa en Alcorcón.

La única testigo, desde la lejanía, de los hechos, fue Silvia. Ella estaba hablando con Denisa cuando se produjo el crimen. Escuchó el nombre de Rocío y, al instante, un grito de auxilio: “¡Ayúdame, me han acuchillado!”, le dijo. Al instante, la propia Silvia fue a la vivienda/local de Iván. Se la encontró en el suelo, tirada. No pudieron hacer nada por salvarla. Lo siguiente son conjeturas. ¿Fue ella? ¿Había más personas aquel día en la escena del crimen? Nadie sabe. 

Todo apunta a que Rocío, en prisión, asesinó a Denisa. Mario, el enlace entre ambas, lo sabe. De momento, se ha exculpado a sí mismo y a su pareja. Pero la investigación sigue su curso con muchas incógnitas por esclarecer. Aunque la principal es saber quién clavó ese maldito cuchillo la noche del domingo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *