Home Internacional/Mundo «Dios, no quiero morir»: las últimas palabras del misionero asesinado por aborígenes en India
Internacional/Mundo - 23.11.2018

«Dios, no quiero morir»: las últimas palabras del misionero asesinado por aborígenes en India

El misionero Chau en una foto de su Instagram el pasado octubre.

El misionero americano John Allen Chau, con intención de evangelizar y convertir al cristianismo a una de las tribus más aisladas del mundo, murió el pasado 16 de noviembre en una isla india del archipiélago de Andamán.

Chau llegó el 16 de noviembre a la isla del archipiélago de Andamán con una misión que tenía muy clara: evangelizar a la tribu de la isla Centinela Norte. Pero, a pesar de que conocía las circunstancias sociales y la peligrosidad de la tribu, no quiso renunciar a ir a la isla. Con la ayuda de otras siete personas, Chau se subió a un kayak y puso rumbo hacia «la boca de la muerte», según dice Deepak Yadav, oficial de Policía de Andamán en Port Blair.

John Allen Chau, nacido en Vancouver, viajó el pasado octubre al archipiélago de Andamán (India) para establecer contacto con esta tribu, la cual vive incomunicada durante cientos de años y renuncian al contacto con el exterior. Esto les lleva a mantener una actitud hostil y violenta hacia cualquier persona que venga de fuera de la isla. El acceso a la isla Centinela Norte está prohibida por la legislación india.

El misionero escribió en su diario al llegar a la isla que «estos hombres, de un metro y medio de alto, tenían pintura amarilla en la cara y reaccionaron de manera violenta cuando intentó hablarles en su idioma y cantarles canciones cristianas», según el Washington Post.

«Dios, no quiero morir»

El misionero, en su intento de mantener un contacto con la tribu y recibir una respuesta por su parte, les gritó: «Me llamo John, os quiero y Jesús también os quiere», escribió también en su diario. Fue entonces cuando un miembro de la tribu le disparó una flecha, la cual atravesó su «Biblia plastificada» para protegerla del agua.

En la última nota que escribió para su familia, el pasado 16 de noviembre, dijo que «pensaréis que estoy loco, pero creo que merece la pena evangelizar a esta gente». Después, antes de bajar de la barca en la que iba escribió: «Dios, no quiero morir».

Chau, tras ofrecer a la tribu pescado y otros regalos, estos lo mataron a flechazos y lo enterraron en la playa. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente por las autoridades, y las siete personas que lo acompañaron han sido detenidas por «llevar a Chau hacia la muerte», según la policía de Andemán.

Ver esta publicación en Instagram

John Allen Chau

Una publicación compartida de John Chau (@johnachau) el 21 Nov, 2018 a las 11:36 PST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *