Home Cultura Un juez impide que se sitúe la escultura de un demonio junto al acueducto de Segovia
Cultura - 6 días ago

Un juez impide que se sitúe la escultura de un demonio junto al acueducto de Segovia

Una asociación católica veta el monumento dedicado al diablo

Milenios después de haber sido construido, el Acueducto de Segovia sigue siendo fuente inagotable de novedades. Esta vez, a cuenta de su leyenda: según una historia popular, la famosa construcción no fue levantada por los romanos, sino por el mismísimo Mefistófeles, que fue engañado por una joven segoviana para construirlo en una noche. Para poder dar a conocer esta historia a los más de 800.000 turistas que visitan cada año Segovia, el Ayuntamiento de la ciudad ha decidido colocar una figura de un diablillo en una de las múltiples vistas del acueducto. Pero con polémica: las quejas que ha levantado la estatua entre algunos vecinos ha provocado que la instalación haya sido paralizada por un juez.

La escultura representa a un diablillo sonriente de 1,70 metros de altura, que con una mano sujeta un móvil y se hace un selfi, pensada sobre todos para atraer a los turistas y su afán de subir nuevas fotos en las redes sociales. Pero su instalación en la calle de San Juan tendrá que esperar a que el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Segovia decida si colocar esta figura supone un ataque a los sentimientos religiosos, como ha denunciado un grupo de vecinos constituido en asociación.

El objetivo de la estatua es, sobre todo, diversificar los flujos del turismo en una ciudad que recibe muchos visitantes pero concentrados en torno a unas pocas calles del centro histórico. “Si la escultura funciona, habrá más gente en la zona de la muralla norte, que es también muy importante para Segovia pero menos visitada que los alrededores del acueducto”, explica Claudia de Santos, concejal de Patrimonio de la ciudad. Pero el origen del pequeño diablo está alejado de consideraciones prácticas: la inspiración viene de una visita a Alemania.

“Todo comenzó con un viaje a Lübeck. Allí también hay una leyenda local de engaño al Diablo para poder construir una iglesia. Cuando vi la pequeña figura que tenían como homenaje, pensé ‘Qué idea tan bonita para exportarla a Segovia”. El que así habla es José Antonio Abella, el creador y donante de la estatua de la polémica. Escultor y escritor, este médico rural jubilado nació en Burgos hace 63 años pero se considera segoviano de adopción. El ruido que ha generado su creación le ha pillado por sorpresa: “Yo no entiendo nada. Solo quería homenajear a mi ciudad y crear algo para devolver todo lo que me han dado”, asegura con tristeza Abella.

Dos segovianas, Marta Jerez y Esther Lázaro, han fundado la Asociación San Miguel y San Frutos para intentar evitar, precisamente, la colocación de esta estatua. Según su petición en change.org, que ya lleva más de 5.000 firmas, el diablillo “resulta ofensivo para los católicos, porque supone una exaltación del mal”. Además, su aspecto sonriente empeora las cosas según la asociación, porque “se representa el diablo solo, dándole todo el protagonismo, sin estar al lado de una iglesia, ni en ningún otro entorno que refleje rechazo hacia esa figura”.

Para el concejal De Santos, la asociación no representa más que “a unas pocas personas, que son muy vocales al respecto”. Pero asegura que el proyecto va a salir adelante frente a una situación que considera “injusta y desoladora”. “No me cabe en la cabeza que esto pueda ocurrir en la España del siglo XXI”, se lamenta, al mismo tiempo que denuncia que la asociación contraria a la instalación de la figura ha llegado a decir que “Segovia se va a convertir en un foco de adoración satánica”.

“Es demencial”, sentencia por su parte el escultor Abella, que señala la ironía de que este Mefistófeles regordete se vaya a instalar junto a la antigua sede de la Inquisición en la ciudad castellana. “Parece que los inquisidores no se han acabado de ir nunca del todo de este país”, concluye con sorna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *