Home Cultura La Cuatrienal de Praga premia el pabellón de Cataluña con referencias al ‘procés’
Cultura - 2 semanas ago

La Cuatrienal de Praga premia el pabellón de Cataluña con referencias al ‘procés’

La polémica instalación que exhibe imágenes de las cargas policiales del 1-0 recibe uno de los galardones de la gran feria internacional de escenografía

La instalación que ha diseñado Cataluña este año para la Cuatrienal de Praga, que exhibe imágenes de las cargas policiales durante el referéndum independentista del 1-0, ha logrado uno de los tres premios que la feria concede a los pabellones oficiales que presentan los países o regiones participantes, que este año han sido 79. Junto a la propuesta catalana, titulada Prospective Actions (Catalunya 2004-2018), han sido distinguidas también en esta categoría las de Francia y Hungría. El máximo galardón de la feria ha recaído en Macedonia del Norte.

El pabellón catalán, financiado con fondos públicos del Institut del Teatre de Barcelona y el Institut Ramon Llull, es una especie de tablero de juego que invita a los visitantes a participar en alguna de sus seis actividades interactivas en torno a seis conflictos sociales vividos en Cataluña en los últimos años: la ocupación de la catedral de Barcelona por inmigrantes sin papeles en 2004, el cerco al Parlamento catalán en 2011, el desalojo del centro social Can Vies, el desalojo del llamado Banco Expropiado en 2017, el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017 y las reacciones a la sentencia de La Manada en 2018. El jurado de la cuatrienal lo ha distinguido por ser una escenografía de «sabotaje, de acción política, revolución y protesta» y por examinar “desde muchos puntos de vista la relación entre diseño y democracia”.

La instalación causó malestar en el Gobierno español cuando se inauguró la feria la semana pasada y el ministro de Cultura, José Guirao, la calificó como una “tergiversación de la realidad democrática” del país. En el pabellón se muestran en bucle varios vídeos de las cargas policiales que se vivieron durante el 1-0 mientras los visitantes escuchan por auriculares testimonios y comentarios, a la vez que reciben instrucciones para componer sobre su tablero de juego una especie de “mapa del referéndum”. La pieza termina con el discurso de Felipe VI cuatro días después, con su voz distorsionada por momentos, mientras por detrás se ve al pájaro Piolín, en alusión a la decoración del barco donde se alojaron los refuerzos policiales enviados a Barcelona aquellos días.

Las comisarias del pabellón, Bibiana Puigdefàbregas y Marta Rafa, han recogido esta mañana el premio en Praga. En su discurso de agradecimiento, según recoge una nota del Institut del Teatre, Puigdefàbregas ha destacado que «el galardón reconoce al arte el poder de pensar y hacerse preguntas sin tener miedo». Por su parte, Rafa añadió que «el arte debe ser siempre libre».

La Cuatrienal de Praga, la mayor exhibición internacional de escenografía teatral, permite la participación por países o regiones. Solo una vez, en la edición de 2011, España y Cataluña se han presentado de manera conjunta desde que se celebró la primera edición de la feria en 1967. Tanto en 2015 como este año cada una ha ido por separado.

El pabellón que ha presentado España, financiado por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música en colaboración con los organismos de promoción cultural internacional AC/E y AECID, ha sido diseñado por el reconocido escenógrafo Alejandro Andújar y es un gran cubo seccionado en múltiples listones de madera, evocando los antiguos bastidores teatrales.

El francés y el húngaro, los otros dos que han recibido premio en la misma categoría que el catalán, son de los más celebrados entre los visitantes de la exposición. El de Hungría es una gran caja circular colgante con agujeros en su base para asomar la cabeza por abajo; al emerger dentro de la caja, uno se ve reflejado en multitud de espejos como si estuviera enterrado en arena hasta el cuello, como la protagonista de los Días felices de Beckett. El de Francia, diseñado por el conocido dramaturgo, autor y director Philippe Quesne, es un cubo acristalado dentro del cual se mueven seres sin forma con diferentes texturas (peludas, plásticas, acartonadas) mientras un piano automático reproduce una melodía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *