Home Cultura El premio Vivalectura 2019 reconoce a 20 proyectos educativos en Argentina
Cultura - 09.05.2019

El premio Vivalectura 2019 reconoce a 20 proyectos educativos en Argentina

El programa organizado por el ministerio de Educación argentino junto con la Fundación Santillana supera récords de convocatoria

En su duodécima edición, el premio Vivalectura ha reconocido este año 20 iniciativas educativas en diversos contextos de inclusión. La iniciativa, organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia y Tecnología de Argentina, junto a la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), y con el auspicio de la Fundación Santillana, tiene por objetivo estimular y rendir homenaje a las mejores experiencias de comprensión y promoción de la lectura de todo el país. Los proyectos premiados fueron presentados en la tarde del miércoles en la Feria del Libro de Buenos Aires.

Este 2019 se batieron récords de participación. Hubo más de 700 inscriptos y 467 proyectos realizados por escuelas, bibliotecas, centros culturales, ONG, empresas y otros espacios sociales de todo el país. El premio Vivalectura se entregó en las categorías Escuelas, Sociedad, Entornos digitales y Estrategias de comprensión lectora en contextos de estudio. El jurado valoró la originalidad y el desarrollo de experiencias de lectura, además de, en algunos casos, su continuidad y la posibilidad de replicarlos.

Entre los ganadores se destaca la iniciativa «Las experiencias estéticas en la primera infancia: leer el mundo desde la cuna», a cargo de Mariana Claudia De la Penna, del Instituto de formación docente de El Bolsón, quien recibió el primer premio en la categoría Escuelas. El máximo galardón en la sección Sociedad fue para «Lee que te leo», una experiencia de promoción de lectura en el ámbito de la atención primaria de salud del Hospital Piñero de Buenos Aires. El primer puesto en Entornos Digitales se fue para la Escuela Experimental con Énfasis en TIC de la localidad cordobesa de Río Cuarto por su programa «Somos Historias. Espacio Literario Digital». Finalmente, Pitton, Egle Ilva recibió el primer premio en la categoría de Comprensión lectora por su iniciativa «Enseñar a leer y a escribir para aprender: entre el control y la generación de lo incierto», realizada en la Escuela Primaria N°5 del distrito escolar 3 de Buenos Aires.

Cada proyecto ganador obtiene un premio de 30.000 pesos (650 dólares) y los segundos puestos, un premio de 10.000 pesos (216 dólares). Las menciones especiales reciben bibliotecas personales facilitadas por Ediciones Santillana. 

«El premio revela que en Argentina hay muchos promotores de la lectura, con una importante formación y que habilitan la lectura incluso en lugares insólitos como cárceles, hospitales o comedores». dice a la presidenta del jurado, Mirta Goldberg, creadora del programa de educación Caminos de Tiza. Goldberg destaca que en el país existen contextos muy diversos, ya que no es lo mismo promover los libros en una escuela privada de Buenos Aires que en una comunidad rural, «donde hay que salir a poner el cuerpo».

Las iniciativas premiadas dan cuenta de esta diversidad. Mariana Claudia De la Penna, ganadora del premio en la categoría Escuelas, destaca lo difícil que resulta garantizar la continuidad de los espacios de lectura en los centros de educación inicial de Río Negro, en la Patagonia argentina. María Carolina Arias, quien se alzó con el galardón por el proyecto tecnológico de Río Cuarto, se enorgullece del interés despertado en estudiantes gracias a su iniciativa y a otras como la biblioteca ambulante: «Desde las casas de muchos alumnos no hay un acercamiento a los libros, más allá de la Biblia. Pero muchos alumnos se interesaron, se llevan libros al recreo o nos dicen que se los han bajado por Internet».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *