Home Cultura Arco Lisboa se vuelca en África
Cultura - 1 semana ago

Arco Lisboa se vuelca en África

Galerístas de Angola, Uganda, Mozambique y Suráfrica muestran sus últimas tendencias en la cuarta edición de la feria

Las galerías africanas son la novedad de la cuarta edición de la feria de arte contemporáneo  ARCO Lisboa que, instalada en el singular edificio de la Cordoaria Nacional, se abre hasta el domingo

La arquitecta angoleña Paula Nascimento se ha encargado de comisariar a las galerías africanas. «Son galerías recientes, ninguna pasa de los cinco años; las que eran más veteranas han acabado por desaparecer». No hay ningún hilo conductor entre las muestras de Angola, Uganda, Mozambique y Sudáfrica. «El único es que representan a artistas africanos. Hasta ahora Arco sí que había presentado artistas africanos pero con galerías europeas», asegura Nascimento. 

Entre la docena de artistas, muy poco en común: los hay veteranos y consagrados como Sanaa Gateja (Uganda, 1950) y jóvenes pero ya con repercusión internacional, como Stacey Gillian Abe, (Uganda, 1990), que presenta sus fotografías sobre madera. Tampoco hay una técnica que domine entre ellos. Poco de pintura, algo de fotografía y mucho material reciclado, como las semillas, la basura, el fuego de Pedro Pires o las sobras de material bélico, con las que Gonçalo Mabunda esculpe sus esculturas.

En esta cuarta edición de Arco Lisboa, Maribel López ha tomado el relevo de Carlos Urroz. «Lo más importante de la feria es que arraigue y que tome su propia personalidad, que no sea una versión de la madrileña, y creo que se va consiguiendo», ha asegurado.

La directora de Arco destaca que se hayan incorporado a esta feria galeristas centroeuropeos, como la austriaca Georg Kargl y Krinzinger y la alemana Vera Munro, aunque la mitad de las 71 galerías de la feria son portuguesas. «Es parte del interés de los visitantes extranjeros», dice López. «Aquí pueden ver el estado del arte de Portugal mejor que en cualquier otro lugar». Los galeristas españoles, también muy bien representados, priman a sus artistas portugueses, como Cabrita Reis en el caso de la infalible Juana de Aizpuru. No fallan las fotografías de Helena Almeida y las esculturas negras de Rui Chafes.

La directora confía mucho en el desarrollo de la sección de Opening para jóvenes artistas, que funciona como un mundo propio dentro de Arco. A pocos metros –en Alcántara– abre por segunda la feria más alternativa, JustLx. «No nos importa, al contrario nos trae público», dice la directora de Arco.

Es la gran semana del arte en la capital portuguesa. Las galerías que no están en alguna de estas ferias, estrenan exposición en sus locales. Los museos también inauguran programación. La noche de los museos va calando entre el público. Este sábado, el escritor Antonio Muñoz Molina hará de guía en el Museo Nacional de Arte Antigua para llevar a los visitantes por sus doce obras favoritas, de las que ha escrito un pequeño texto. «Que aumenten las ferias de arte contemporáneo es bueno para todos, para los galeristas y para los artistas», afirma Maribel López. «También es una prueba de la energía creciente de una ciudad, y es lo que está ocurriendo en Lisboa».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *